jueves, 11 de diciembre de 2014

Víctimas de la caza


peligro cazadores
No es la primera ni será la última vez. Nadie está a salvo de los cazadores: animales, senderistas, ciclistas, todos podemos ser la próxima víctima de los escopeteros.
Los hechos no dejan lugar a dudas. Una noticia aparecida la semana pasada en los medios, relata cómo un cazador de 69 años falleció tras recibir un disparo en la cabeza durante una cacería a las afueras de Valdefrancos, (León) según confirmaron fuentes policiales. La víctima se encontraba cazando en solitario y fue abatido por otro grupo de cazadores, al confundirlo con una presa. Los cazadores disparan a bulto, indiscriminadamente.
Senderistas, ciclistas, recolectores de setas y en general las personas que decidimos disfrutar del campo pacíficamente, no estamos a salvo de las balas de los escopeteros. Esta práctica consistente en salir al campo a pegar tiros y matar animales, es incompatible con el derecho de los no cazadores a disfrutar del entorno, que recordemos, es de todos.
cartel caza
Carteles como éste, demuestran que los privilegiados cazadores imponen su violento entretenimiento y menoscaban el derecho de los vecinos que también quieran disfrutar de un paseo por el campo.
Desgraciadamente, una práctica que provoca cada año la muerte de...
unos veinte millones de animales, contamina el entorno y provoca varios accidentes mortales, es perfectamente legal.
El lobby de los cazadores tienen claras conexiones políticas. Las cacerías siguen siendo, como retrataba la película ‘La Escopeta Nacional’ lugar de encuentro entre políticos y empresarios. 
Así, hemos podido ver cómo el Partido Popular aprobaba recientemente la nueva Ley de Parques Nacionales, que permitirá seguir practicando la caza indefinidamente en estos espacios, que muy por el contrario, debieran ser refugio para la fauna y santuarios de la protección del medio ambiente.
Tampoco el PSOE es independiente de los intereses del lobby de cazadores. Cabe recordar que la exministra de Medio Ambiente socialista, Cristina Narbona, tuvo que recular en su intento de agilizar los cambios legales en la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad que evitaran la contaminación por plumbismo que supone la munición de los cazadores.
Aunque somos cada vez más los ciudadanos conscientes del trato que merecen los animales y que estamos en contra de la caza, sólo el partido Animalista PACMA se atreve a proponer abiertamente el fin de la caza, por el perjuicio que supone para personas, animales y medio ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada